Mi nombre (Sasusaku)

Ir abajo

Mi nombre (Sasusaku)

Mensaje por Blue Recovery Leira el Jue Mayo 04, 2017 1:25 am

Titulo del fanfic: Mi nombre
Autor/a: Blue Leira
Género: (Romance, drama,
Clasificación: +14
Advertencias: Puede que haya lemon, haré un gran uso de malas palabras y perdonen mi mala ortografía.
Serie: (Naruto
Resumen: Sakura pierde la memoria, al despertar, se encuentra con Sasuke, quien no es consciente de la ignorancia de Sakura. ¿Qué pasará cuando se entere que ella es lo que necesita?
Publicaciones: Mundo SasuSaku. Fanfiction. Deadpassions


Cap 1.

La luna, es lo primero que vi al despertar, y vaya que era brillante, de un color blanco que se igualaba a la escarcha… la veía flotar en el cielo, libre y sin ninguna preocupación, casi como si estuviera invitándome a ir con ella. Por muy curioso que te parezca, verla me saco una sonrisa, de esas sinceras que solo muestras ante tu mejor amigo y al recordar esto… mi sonrisa se esfumó.

Volví mis ojos al entorno… Me encontraba en un lago ¿Cómo se llamaba o en que punto se encontraba? Ni idea, solo sé que al estar ahí una paz llenó todo mi interior, como si en ese mismo lugar se dio mi nacimiento y tal vez sea verdad, pues no recuerdo ninguna información de mi. De donde vengo, si tengo familia… nada.

Lo único que tengo es mi nombre, y eso por mera chiripa, pues mi cabello era rosa y me encontraba rodeada de árboles de cerezo. No podía ser coincidencia –o tal vez yo era muy floja-  así que se me ocurrió la gran idea de auto nombrarme Sakura ¿Apellidos? Ni de chiste, bastante complicado fue encontrar siquiera un nombre.

El viento movió mi cabello, volviendo unos cuantos mechones rosados a mi frente la cual, curiosamente, era muy amplia.

Mi nombre es lo único que no me pueden quitar. Lo único que no voy a olvidar… mi identidad. Es mi nombre… es MI nombre y lo protegeré como si fuera mi propia vida. Sonreí.

— Bueno, Lo primero que hay que hacer es saber mi nombre.. Eso ya está, ahora lo segundo que hay que hacer es encontrar algo que hacer.. y eso no va muy bien que digamos.

De repente sentí un escalofrío recorrer toda mi espalda, era como si fuera una advertencia de algo… algo peligroso estaba cerca, lo aseguraba. Sin embargo, aun a pesar de encontrarme bastante confundida por la falta de memoria no perdí el control, me mostraba calmada y apacible, casi como si estuviera jugando.
Al menos tendré algo que hacer y el segundo punto de mi lista estará completo“ mencioné para mis adentros. Corriendo me fui a ocultar a la copa de un cerezo, bendiciendo a mi cabello pues era un perfecto camuflaje ya que el color del árbol y mis mechones se asemejaban.

El mundo se detuvo por un instante, los grillos callaron y el agua, aunque no se moviera se encontraba intranquila, lo percibía. Me agarré fuertemente de las ramas en las que me sostenía y aguanté la respiración esperando la llegada de lo que sea que fuese a llegar. La impotencia de no saber si se trataba de un amigo o enemigo mantenía mis nervios a flote, no obstante la curiosidad no se quedaba atrás.

Apreté los puños con fuerza lista para la pelea, y aunque no tenía idea si sabía luchar, de todas formas me preparé, nadie me haría daño.

*Crack* Escuché la rama partir, sorprendiéndome por la falta de precaución que tenia el ser recién llegado. Observé su figura oculta entre las sombras y cerré mis ojos por un mero instante, tratando de calmarme “Mi nombre es Sakura y lo protegeré con mi vida“

Escuché cada pasó que el sujeto daba en dirección al lago, dándome una grata oportunidad de ver su reflejo con la luna iluminando sus ojos, tez de mármol pulido y cabello de seda obscura. Podría decir que se trataba de un rostro bello sin emoción, como si fuera la eternidad en persona, era una hermosura que dolía, pues sus ojos tenían ese deje asesino. Incluso hasta sus ropas combinaban con todo esa aura frívola, ya que vestía de azul omitiendo los pantalones negros… podría decirse que se parece a la noche.

Puede que te suene extraño, y es probable que lo sea, mas he de admitir que aun sin conocerle me alegraba verle, de poder presenciar ese porte frío y decidido.  Sonreí dispuesta a bajar, asegurando que no me haría daño… sin embargo, la aparición de una sombra descuidada me detuvo en el acto. Ésta persona de mechas rojas tenía un aire altanero y prepotente, como si se sintiera el trono del mundo.

— Sasuke-kun, ¿Estás seguro? Quiero decir… es poco probable que la encuentres… ésta persona ¡Ni si quiera la conocemos! — chilló una voz femenina, un tanto grave y segura, que le miraban detrás de unas gafas.

— Cierra la boca — cortó “Sasuke-kun“— ¿Dices que no puedes encontrar su chakra?

— Creí que Tobi ya te lo había explicado — recriminó frustrada. Parecía odiar repetir las cosas— Su poder no viene del chakra, digamos que ésta persona es demasiado poderosa como para  hacer uso de éste, no obstante, al romper el sello que liberaba su poder, según Tobi se encuentra en la espalda, bueno, digamos que pierde la memoria — respondió algo apurada— Es de suponer que ella se encuentre en el mismo lugar donde rompieron dicho sello y que despierte después de cierto tiempo, el chakra que identifique hace 3 horas fue probablemente el de ésta persona, aunque no estoy segura, sin embargo creo que es obvio que ya no se encuentra en este… lugar.

— ¿Qué ocurre con el segundo chakra que identificaste? — hablo con la voz controlada. Se notaba a leguas que estaba tenso, y debo reconocer que sabe dirigir sus estribos, no obstante, no puede engañarme, estaba desesperado por encontrar a esa persona y no pude evitar sentir curiosidad del porque.

— Ese fue el que rompió el sello, seguramente — respondió con una sonrisa un tanto sonrojada — Oye, Sasuke-kun, es obvio que ya desaparecieron ¿Por qué no volvemos a la guarida? Estoy segura de que te divertirás mucho más que buscando algo que no encontrarás.

El sujeto respiró profundo al tiempo de que apretaba los puños con fuerza. Definitivamente estaba apunto de estallar, solo faltaba una chispa para que el azabache explotara.

— Karin… — expresó con una voz tensa. Aun se controlaba. — Lárgate.

La chica pareció no entender sus palabras, pues después de decirlas lo que hizo fue acercarse mucho más al muchacho. Pegando su torso contra el de él intentando darle un abrazo, siendo detenida por el brazo del mismo.

— Nee… Sasuke-kun no seas tan penoso, sé muy bien que lo deseas, además debemos ir los 2 con Tobi, mínimo para reportar esto, y al terminar podemos… tu sabes— guiñó el ojo coquetamente mientras lanzaba un beso al aire. Y al hacer esto… su tan amado “Sasuke-kun“ perdió absoluto control.

— No te sientas tan confianzuda, no olvides de que eres mi subordinada y nada más. En cuanto a Tobi, bueno, puedes decir que se largue a la freg*da, sin esa persona no me voy, así que ¡Deja de estar jo*iendo! — replicó con frustración. La pelirroja al recibir tan frívolas palabras miró al suelo, escondiendo tras esas gafas unas lágrimas traicioneras, formó una mueca con los labios tratando de hacerse la desentendida, como si en realidad no le hubiera afectado lo dicho por el sujeto, no obstante aquel acto reflejaba todo lo contrario.

Dio la vuelta sin decir nada más y se fue por el mismo lugar de donde había llegado. Honestamente, no pude evitar sentir lástima por la misma, esperaba que se encontrara bien, ya que realmente se veía triste. Para ser sincera ese chico no era muy agradable, incluso daba miedo con aquel porte obscuro, sin embargo… su mirada tenía un brillo que realmente me llamaba la atención, como si se tratara de un misterio.

El viento soplaba moviendo las hojas de los árboles, esto mismo hizo que me estremeciera, pues con aquel movimiento sería fácil reconocer donde estoy, sin embargo, al ver que “Sasuke“ no hacía indicio de percatar mi presencia, solté un suspiro discreto completamente silencioso.

— Sé que estás aquí — su voz era como un susurro, tan baja y misteriosa. Toda mi piel se había erizado al escuchar aquella oración.

Respiré entrecortadamente mientras unas gotas de sudor corrían por mi sien, estaba realmente nerviosa.  Como quise que aquellas palabras no fueran dirigidas a mí, como desee estar en cualquier lugar que no fuera ese y Dios, como anhelé que bajara esa maldita espada. Estaba apuntando a mi dirección y realmente no sabía que hacer.

— Si no bajas de ese árbol — movió un poco la espada, solo un poco y todos los árboles a su izquierda se partieron en pedacitos.. — Lo haré yo.

Me quedé petrificada, casi sin aliento. Me parecía increíble la habilidad que tenía aquel chico, una habilidad digna de respetar y de temer. Las extremidades las sentía débiles, como si en realidad no existiesen, no respondían por mucho que intentaba moverlas, provocándome una sensación de impotencia. Negué con la cabeza varias veces, haciendo un vano esfuerzo para que todo mi ser respondiera ante la amenaza. El corazón me palpitaba descontroladamente y mis labios se sellaron al instante en que vi como caminaba a mi paradero.

Ahora era un buen momento para entrar en pánico, era un buen momento para bajar de aquel árbol, era un buen momento para hacer cualquier cosa, en cambio yo… me limite solo a observarle caminar, cosa que, curiosamente, hizo que el miedo fuera desvaneciéndose poco a poco.

Había algo en ese porte peligroso que me parecía familiar, como si su andar amenazador fuera de lo más normal del mundo, todo indiferente, despreocupado. A primera vista ni siquiera parecía humano, pero cuando te tomas el tiempo de mirarle a los ojos, a esos ónix tristes y desolados… te das cuenta que es más humano que cualquiera, incluso que es capaz de brindar amor ¿Qué como lo sé? Llámame loca, pero simplemente lo sé.
Y justamente cuando llegó al punto donde me encontraba, abrió la boca para decir unas palabras. Frunció el seño al ver que aun no había acatado su orden anterior, no obstante más que espantarme lo único que hizo fue interesarme más.. era una persona un tanto única en realidad.

— Escucha bien estúpida— comenzó a decir, haciendo que me enojara en el acto. ¿A penas me conocía y ya se atrevía a insultarme?

— Me llamo Sakura — dije con un deje de molestia. — Me llamo Sakura y no estúpida como acabas de decir.

Bajé del cerezo más rápido de lo que tenía planeado, sorprendiéndome por ésta misma rapidez. Había tantas cosas que aun no sabía de mi misma. Cuando la planta de los pies tocó el suelo pude encontrarme cara a cara con el sujeto.

Sus ojos estaban desmesuradamente abiertos, y su boca aun abierta contenía palabras que nunca pude escuchar. Atónito me miró de pies a cabeza, casi igual que a un sueño. Tal vez él creía que estaba en un sueño, o quizás era yo la que dormía.

Hubo un silencio incómodo, roto de vez en cuando por el follaje de los árboles movido por el viento.

Por fin nuestras miradas se cruzaron y no pude evitar ruborizarme al sentir esas esferas escudriñar todo mi ser. Me robaba el aliento el solo sentir su respiración contra mi piel. Al final, me lanzó un gesto de desprecio, confundiéndome por completo, ya que hace un instante me veía con ojos más amables, me atrevo a decir que hasta cariñosos. Seguramente debió haber sido ilusión mía y lo deje pasar por alto.

No debía confiarme de éste sujeto no importase cuanto interés tenía yo en él. Espera… ¿Interés? Más bien debería decir curiosidad, el interés se siente con una persona a la que conoces, y la curiosidad te llega  en todo momento, es una sensación involuntaria. Un defecto casi fatídico del ser humano.

Sonrió arrogante y yo fruncí el ceño. ¿Qué era tan divertido?

— Sakura…— dijo con una voz aterciopelada, tan suave que me puso a dormir. Literalmente.

Al escucharlo decir mi nombre… todo fue obscuridad.
...



Bueno, me presento, este fic ya lo había escrito en otro foro, y la verdad es que, no lo quiero olvidar

Blue Recovery Leira

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 04/05/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.